Buscar este blog

Cargando...

viernes, 5 de agosto de 2011

Determinación de la adolescencia y embarazo precoz.

La edad media del período de la menarquia (primera menstruación) se sitúa en los 11 años,[6] aunque esta cifra varía según el origen étnico[7] y el peso. El promedio de edad de la menarquia ha disminuido y continúa haciéndolo.[8] El adelanto de la fecundidad permite la aparición de embarazos a edades más tempranas y depende por tanto no solo de factores biológicos sino de factores sociales y personales.
Las adolescentes embarazadas además de enfrentarse a la misma situación que cualquier otra mujer embarazada deben enfrentarse, a priori, con una mayor desprotección, con mayores preocupaciones sobre su salud y su situación socioeconómica, de manera especial las menores de 15 años y las adolescentes de países con escasa atención médica y nula protección social de la adolescente embarazada.
En los países desarrollados[9] los datos de embarazos en la adolescencia confirman una relación con los niveles educativos más bajos, las mayores tasas de pobreza, y otras situación de inestabilidad familiar y social.[10]
El embarazo adolescente en los países desarrollados se produce por lo general fuera del matrimonio y conlleva un estigma social en muchas comunidades y culturas. Por estas razones se realizan estudios y campañas con el objeto de conocer las causas y limitar el número de embarazos de adolescentes.[11]
En países considerados en desarrollo o subdesarrollados y en particular en ciertas culturas, el embarazo adolescente se produce generalmente dentro del matrimonio y no implica un estigma social. La percepción social del embarazo adolescente varía de unas sociedades a otras e implica un debate profundo sobre aspectos del comportamiento, tanto biológicos como culturales relacionados con el embarazo.[12]


El embarazo se denomina precoz cuando ocurre durante la adolescencia es decir desde los once hasta antes de los dieciocho años. En esta época los jóvenes no reúnen las condiciones de  madures sexual ni social para asumir responsablemente la maternidad.

El Embarazo en adolescentes hoy en día un problema de salud pública, no solo asociado a los trastornos orgánicos propios de la juventud materna, sino porque están implicados factores socio-culturales y económicos que comprometen  tanto a la madre como al hijo.

La adolescencia es una etapa en la cual ocurren un conjunto de cambios fisiológicos, sociales y emocionales.

Si la adolescente tiene menos de 15 años se observa  mayor riesgo de aborto, parto pretérmino o parto por cesárea por inmadurez fisiológica.

Si es mayor de 15 años, la embarazada tiene el mismo riesgo que una paciente adulta, excepto si está mal alimentada, o si se encuentra en situación de abandono por parte de su pareja o familia, por otro lado es posible que la adolescente no esté preparada para asumir emocionalmente el compromiso de un bebé o necesite mayor apoyo.

En vista de esto es necesario crear programas para fomentar la información y los servicios requeridos a los jóvenes para concientizarlos y lograr una sexualidad responsable. Asimismo, es necesario crear centros de apoyo para las adolescentes embarazadas, tanto desde el punto de vista médico como emocional.

Medidas preventivas del embarazo precoz
•    No tener relaciones sexuales a temprana edad.
•    Tener una buena autovaloración.
•    Usar preservativo.
•    Tener una buena educación sexual.

Consecuencias del embarazo precoz
•    Enfermedades y complicaciones relacionadas con el emberazo y parto.
•    Los problemas de hemorragia e hipertensión son mas frecuentes en jóvenes de quince años.
•    Mortalidad infantil y mortalidad de la madre por complicaciones en el parto o el aborto.
•    Infecciones e infertilidad permanente.
•    Tendencia a desarrollar cáncer en el útero.
•    Interrupción de las actividades propias de un adolescente.
•    Rechazo de la familia y grupo de amistades.
•    Baja autoestima y confianza en si misma.
•    El abuso sexual en la infancia es un factor de riesgo para la existencia de embarazos en la adolescencia.
•    El rechazo paren tal puede provocar baja autoestima y se asocia con problemas de conducta tales como bajo rendimiento escolar, agresión física y abuso de drogas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada